Creando los Puntos de encuentro Familiar

PROYECTO DE LEY

El Senado y Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires sancionan con fuerza de LEY

ARTÍCULO 1º: Objeto y ámbito de aplicación.

La presente ley tiene por objeto regular el Programa de Puntos de Encuentro Familiar que desarrollen sus actividades en el ámbito de la Provincia de Buenos Aires.

Los Puntos de Encuentro Familiar estarán bajo la órbita de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, de conformidad a las previsiones de esta ley y a la reglamentación que en su consecuencia se dicte.

ARTÍCULO 2°: Concepto y finalidad.

Los Puntos de Encuentro Familiar serán un espacio neutral e idóneo, cuya finalidad principal es garantizar, promover y efectivizar el derecho al régimen de comunicación paterno-materno filial y la vinculación que debe tener todo niño, niña y adolescente, en función de las indicaciones que, en su caso, establezca la autoridad Judicial o Administrativa competente.

ARTÍCULO 3°: Ubicación y Objetivos.

Sus lugares de ubicación serán los que designe la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, en coordinación con cada Cuerpo Técnico Auxiliar de los Juzgados del Fuero de Familia de la Provincia de Buenos Aires, en interacción con los Consejeros de Familia.

Los Puntos de Encuentro Familiar:

Favorecerán el cumplimiento del régimen de comunicación como derecho de los niños, niñas y adolescentes a mantener el contacto con ambos progenitores, otros familiares y referentes afectivos, estableciendo los vínculos necesarios para su buen desarrollo psíquico, afectivo y emocional, priorizando siempre el interés superior del niño.

Garantizarán la seguridad y el bienestar físico y psicológico de las personas menores de edad, de las víctimas de violencia doméstica y de cualquier otro familiar vulnerable, durante el transcurso del régimen de comunicación.

Constatarán el cumplimiento efectivo del régimen de comunicación en sus horarios de salida y regreso.

Propiciarán la resolución pacífica del conflicto intrafamiliar posibilitando los acuerdos entre partes.

Proporcionarán la orientación profesional para desarrollar las habilidades parentales necesarias que mejoren las relaciones familiares y permitan que el vínculo con los hijos goce de autonomía.

Dispondrán de información fidedigna y objetiva sobre las aptitudes parentales que permitan proponer las medidas que se consideren adecuadas.

Brindarán asistencia al Juez de Familia, cuando sea necesaria la intervención del Punto de Encuentro Familiar, a través de los Consejeros de Familia, o quien el magistrado determine, para la adecuada realización de alguna actividad relacionada con el ejercicio de la custodia o el cumplimiento del régimen de comunicación.

ARTÍCULO 4°: Principios.

Los Puntos de Encuentro Familiar, tendrán como principio inspirador básico, el respeto, la promoción y la defensa del interés superior del niño, niña o adolescente y la protección de sus derechos, en orden a garantizar su desarrollo de conformidad con los siguientes principios:

Interés superior del niño, niña o adolescente. A los efectos de la presente ley, se entiende por interés superior del niño, niña o adolescente la máxima satisfacción, integral y simultánea de los derechos y garantías reconocidos en esta ley, de conformidad a las previsiones del Artículo 4º de la Ley 13298 de Promoción y Protección Integral de los Derechos de los Niños de la Provincia de Buenos Aires.

Neutralidad. Los Equipos Técnicos de los Puntos de Encuentro Familiar no se dejaran influir en sus intervenciones por sus propios valores o circunstancias personales, debiendo ajustar su actuación únicamente con el fin de proteger el interés superior del niño, niña o adolescente.

Confidencialidad. Se respetará la necesaria confidencialidad de los datos e informaciones a las que se pueda tener acceso, sin perjuicio de los informes que se remitan al Juez de Familia y de aquellos casos en los que se presuma la comisión de un delito o la existencia de situaciones que supongan una amenaza o una vulneración al derecho a la integridad personal de cualquier integrante del grupo familiar.

Subsidiariedad. Las derivaciones al Punto de Encuentro Familiar se efectuarán cuando sea el único medio posible para facilitar las relaciones entre los niños, niñas y adolescentes y su familia, tras haber agotado otras vías de solución.

Imparcialidad. Se respetarán y se tendrán en consideración a todos los miembros de la familia, especialmente a los niños, niñas y adolescentes, evitando posicionamientos a favor de cualquier integrante en detrimento de otros.

Temporalidad. La intervención será transitoria y su objetivo último será la normalización de las relaciones familiares, no pudiendo en ningún caso adoptarse como fórmula de relación permanente.

Voluntariedad. La intervención sólo se llevará a cabo con el consentimiento de las personas usuarias, excepto cuando se trate del estricto cumplimiento de una resolución judicial.

Calidad. Crear un sistema basado en estándares de calidad, reuniendo todos los requisitos de la excelencia dentro de la institución.

Proximidad razonable: Será condición indispensable para acceder al programa que el niño, niña o adolescente resida en la localidad asiento del Punto de Encuentro Familiar.

CAPITULO II

INTERVENCIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LOS PUNTOS DE ENCUENTRO FAMILIAR

ARTICULO 5º: Acceso por resolución judicial.

El acceso al Punto de Encuentro Familiar se producirá por derivación del Juez de Familia o por recomendación del Consejero de Familia, en cualquiera de las siguientes situaciones:

Dificultad en el cumplimiento del régimen de comunicación fijado por convenio o resolución judicial.

Interrupción del contacto del hijo con uno o ambos de los progenitores y necesidad de orientación profesional en la revinculación paterno o materno filial.

Exigencia de un lugar para llevar a cabo el régimen de comunicación por inadecuación de la vivienda o residencia en otra localidad de la persona usuaria.

Existencia de familiares cuyas condiciones personales o de salud hagan necesaria la supervisión profesional de los encuentros.

Amenaza al derecho a la integridad personal del niño, niña o adolescente, o de alguno de sus progenitores, familiares o referentes afectivos.

Necesidad de mantener en el anonimato la identidad de la familia guardadora del niño o adolescente, cuando se fije un régimen de visita y comunicación con un integrante de su familia de origen.

Necesidad de mantener en el anonimato el domicilio del progenitor custodio del niño, niña o adolescente.

Cuando por decisión fundada del Juez de la causa se establezca la conveniencia del cumplimiento del régimen de comunicación en los Puntos de Encuentro Familiar.

ARTICULO 6º: Contenido del oficio.

El oficio que ordene la derivación contendrá al menos los datos que permitan la identificación y localización de las personas usuarias, la modalidad de intervención, la duración y periodicidad del régimen de comunicación, y las personas autorizadas para participar en el mismo.

ARTÍCULO 7º: Acceso a pedido de parte.

En los casos previstos en los incisos a), b) y c) del Artículo 5°, y siempre que el derecho de comunicación no esté suspendido o restringido por resolución judicial, ni se haya dictado una medida excepcional de protección de derechos, el acceso podrá prestarse a pedido del Asesor de Incapaces, de parte interesada, o de cualquier persona titular de un derecho de comunicación, incluyendo a los progenitores, familiar o al propio niño o adolescente en función de su edad, grado de madurez y capacidad de discernimiento. Se presume que todo niño, niña o adolescente que peticiona el acceso al programa está en condiciones de formarse un juicio propio.

ARTICULO 8°: Denegatoria de petición.

El Coordinador del Punto de Encuentro Familiar podrá denegar la petición cuando:

a )No encuadre en ninguno de los supuestos que autorizan el acceso al programa.

b) No haya disponibilidad de horarios o recursos, en cuyo caso se la anotará en la lista de espera.

c) Exista otro medio adecuado para cumplir con la comunicación fuera del ámbito del Punto de Encuentro Familiar.

d) El caso no sea susceptible de ser intervenido según el dictamen fundado del Equipo Técnico.

La resolución que deniegue la petición podrá ser recurrida ante el Juez de Familia interviniente.

ARTICULO 8º: Integración.

Cada Punto de Encuentro Familiar contará, al menos, con la participación del Equipo Técnico Auxiliar.

Los Coordinadores de los Puntos de Encuentro Familiar serán designados por La Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires

ARTICULO 9º: Instalaciones.

La reglamentación establecerá los requisitos específicos y condiciones mínimas de las instalaciones y equipamiento necesario para el adecuado funcionamiento del programa.

ARTICULO 10º: Atención.

Los Puntos de Encuentro Familiar atenderán durante los 365 días del año, debiendo prestar el servicio en un horario que compatibilice el régimen de comunicación con el calendario y horario escolar y la vida laboral.

ARTICULO 11º: Extensión del régimen de comunicación.

La duración y periodicidad del régimen de comunicación lo determinará el Equipo Técnico teniendo en cuenta la edad evolutiva del niño, niña o adolescente, los objetivos a trabajar en el transcurso del mismo y la disponibilidad del Punto de Encuentro Familiar, excepto disposición en contrario del Juez de Familia.

ARTICULO 12º: Intervención en la ejecución del régimen de comunicación.

Los principales tipos de intervenciones que se realizan en el Punto de Encuentro Familiar, respecto de la ejecución del régimen de comunicación, son:

Acompañamiento. Un profesional del Equipo Técnico deberá acompañar al niño, niña o adolescente al establecimiento hospitalario o penitenciario en que se encuentre su progenitor, familiar o referente afectivo.

Intermediación. Un profesional del Equipo Técnico apoyará y supervisará la entrega y restitución del niño o adolescente, cuando el régimen de comunicación no se desarrolle en el espacio del Punto de Encuentro Familiar.

Régimen supervisado. El régimen de comunicación se cumplirá en las instalaciones del Punto de Encuentro Familiar bajo la supervisión y presencia continuada del Equipo Técnico. También podrá desarrollarse fuera del ámbito del Punto de Encuentro Familiar, como una fase intermedia de adaptación previa a la adopción de un régimen de comunicación sin supervisión del Equipo Técnico.

Régimen sin supervisión. El régimen de comunicación tiene lugar en el espacio del Punto de Encuentro Familiar, sin requerir la supervisión y presencia continuada del Equipo Técnico.

ARTICULO 13º: Intervención psico-social.

Además del cumplimiento del régimen de comunicación y siempre que haya sido dispuesto por resolución judicial, el Equipo Técnico del Punto de Encuentro Familiar

podrá desarrollar las intervenciones de carácter psico-social que considere necesarias con el fin de eliminar los obstáculos y actitudes negativas hacia el logro de los objetivos previstos.

ARTICULO 14º: Evaluación preliminar y estrategia de abordaje.

Dentro del plazo de siete (7) días de requerida su actuación, el Equipo Técnico realizará las entrevistas que considere necesarias y elaborará la estrategia de abordaje más adecuada, individualizando los objetivos particulares, las tareas, los recursos y la coordinación con otros profesionales u organismos. Cuando el acceso al programa se produce por derivación del Juez de Familia, la estrategia de abordaje deberá respetar el marco fijado por la resolución judicial.

ARTICULO 15º: Derechos de las personas usuarias.

Las personas usuarias de los Puntos de Encuentro Familiar tendrán derecho a:

a) Acceder al servicio sin discriminación por razón de sexo, nacionalidad, religión, ideología o cualquier otra condición personal o social.

b) Cesar en la utilización del servicio por voluntad propia, excepto que cuando media derivación del Juez de Familia.

c) La atención respetuosa del personal del servicio.

d) La información de las normas de funcionamiento del Punto de Encuentro Familiar, así como de las posibles consecuencias de su incumplimiento.

e) Presentar reclamos o sugerencias en relación al servicio prestado por el Punto de Encuentro Familiar.

f) La protección de la intimidad personal.

g) Obtener constancia de su comparecencia.

ARTICULO 16º: Deberes de las personas usuarias.

Las personas usuarias de los Puntos de Encuentro Familiar tienen los siguientes deberes:

a) Respetar las normas de funcionamiento establecidas por el Artículo 15°.

b) Observar una conducta basada en el mutuo respeto, encaminada a facilitar una mejor convivencia.

c) Aportar los elementos materiales necesarios para el desarrollo del régimen de comunicación.

d) Facilitar el ejercicio de la labor del Equipo Técnico y poner a su disposición todo lo necesario para el cumplimiento del régimen de comunicación, sin presentar ningún comportamiento inadecuado.

e) No consumir sustancias que puedan alterar sus facultades antes o durante el desarrollo del régimen de visita y comunicación, ni introducir objetos que supongan riesgo para la integridad de otras personas usuarias o para el propio personal.

f) Responsabilizarse de la atención y cuidado de los niños, niñas y adolescentes en el transcurso del régimen de visita y comunicación, con el apoyo y la colaboración del Equipo Técnico.

g) Notificar al Equipo Técnico, en un plazo no menor a 48 horas hábiles, cuando por razones fundadas deba interrumpir la asistencia al Punto de Encuentro Familiar, salvo situaciones de extrema urgencia.

ARTICULO 17º: Documentación e informes.

El Equipo Técnico documentará las actuaciones realizadas y los datos obtenidos, incluyendo la evaluación preliminar, evolución y progreso de las intervenciones, asistencia y puntualidad de las personas usuarias, actitud de los progenitores e hijos, grado de colaboración del progenitor que ejerce la custodia, opinión del niño, niña o adolescente, y las conclusiones.

Cuando el Juez de Familia haya derivado el caso, el Equipo Técnico deberá informarle mensualmente sobre los aspectos mencionados en el párrafo anterior.

ARTICULO 18º: Finalización de la intervención por decisión judicial.

La finalización de la intervención dentro del Programa de Punto de Encuentro Familiar, así como cualquier modificación del régimen de comunicación establecido judicialmente, será resuelta por el Juez de Familia que dispuso la derivación. El Equipo Técnico podrá proponer la finalización de la intervención en los siguientes supuestos:

a) Restablecimiento de las relaciones y ausencia de conflicto entre los progenitores que adquiriesen las habilidades suficientes para realizar los encuentros por sí mismos.

b) Petición de todas las partes, debidamente fundamentada.

c) Incumplimiento grave de las partes a los deberes establecidos en el Artículo 17º de esta Ley.

d) Situación emocional del niño, niña o adolescente que exige la interrupción de la intervención.

e) Incumplimiento del régimen de comunicación por parte de alguno de los progenitores, familiares o referentes afectivos.

f) Amenaza o vulneración del derecho a la integridad personal de las personas usuarias o del personal del Punto de Encuentro Familiar.

ARTICULO 19º: Suspensión.

En casos graves que ameriten la decisión, el Equipo Técnico podrá suspender preventivamente, y con la debida fundamentación unánime, el régimen de comunicación, dando cuenta al Juez de Familia dentro del plazo de veinticuatro (24) horas, para su ratificación o levantamiento.

ARTICULO 20º: Finalización de la intervención por decisión del Equipo Técnico.

Cuando el servicio se prestó a pedido de parte en los términos del Artículo 7° de la presente, el Equipo Técnico podrá disponer el cese de la intervención con fundamento en las causales establecidas en el Artículo 19°.

CAPÍTULO III

DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS

ARTICULO 21º: Recursos.

Autorizase al Poder Ejecutivo a realizar las adecuaciones y previsiones presupuestarias para garantizar el funcionamiento y cumplimiento del régimen de la presente ley.

ARTICULO 22º: Aplicación subsidiaria.

Serán de aplicación subsidiaria las normas del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia de Buenos Aires en aquello que no esté expresamente contemplado en esta Ley o sus reglamentos.

ARTICULO 23º: Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Honorable Legislatura: Los Puntos de Encuentro Familiar han sido creados con el objetivo de proporcionar un lugar de intervención especializada, neutral y temporal, para el desarrollo de los regímenes de comunicación establecidos judicialmente entre los niños, niñas y adolescentes con alguno de sus progenitores; dentro de los Juzgados de Familia y sus Cuerpos Técnicos conjuntamente con los Consejeros de Familia.

Los objetivos generales son que desde estos centros se logre, por una parte, la facilitación de las relaciones paterno-materno filiales en las situaciones caracterizadas por una conflictividad familiar problemática, de modo que se proporcione al núcleo primario un espacio en el que se pueda velar por la seguridad y bienestar de los menores, evitando que éstos presencien situaciones de tensión o estrés familiar que les pueda afectar su desarrollo, a la vez que permita el imprescindible contacto parental.

Se ha previsto a los Puntos de Encuentro Familiar como espacios neutrales donde se pueda garantizar y efectivizar el derecho al régimen de comunicación inherentes a la vinculación que debe tener todo niño, niña y adolescente con sus progenitores, familiares y referentes afectivos. Es un principio general del Derecho de Familia que el régimen de comunicación se establece en beneficio de los menores y, por lo tanto, no puede desvincularse a uno de sus padres, debiendo el Estado proveer los mecanismos para que el niño pueda revincularse con el mismo.

Por otro lado, la labor de un equipo profesional debidamente formado, constituirá una fuente de asesoramiento y orientación para facilitarles a los progenitores o familiares las herramientas necesarias que favorezcan la autonomía en la gestión de sus responsabilidades parentales, así como todas aquellas que potencien un desarrollo positivo en el ejercicio de sus roles paterno, materno y de todo familiar que coadyuve al desarrollo del menor.

El Punto de Encuentro Familiar que se propone, se trata de un recurso positivo para favorecer la interrupción de un escenario familiar de tensión y contribuir a potenciar una coparentalidad positiva, del mismo modo que tiende a garantizar a los hijos e hijas a relacionarse de modo saludable con ambas figuras de referencia, garantizando su acceso a ellos, y la continuidad y el mantenimiento de sus vínculos afectivos de una forma segura y ajena a las disputas o discusiones que pudieran caracterizar la relación de sus progenitores.

En la redacción del texto que se presenta se han recogido, como antecedentes, las usanzas de los Puntos de Encuentro Familiar de otros países, en los que se han puesto a prueba (y con resultados altamente positivos), como por ejemplo en España. En dicho país, los Puntos de Encuentro Familiar, existen desde el año 1994 y debido a la creciente demanda, se han instaurado progresivamente nuevos Puntos de Encuentro Familiar por toda la geografía española. Sin embargo, el espíritu del proyecto no es “importar” instituciones de otras legislaciones, sino que se ha valorado y, fundamentalmente, se ha tenido en cuenta la experiencia de nuestros Juzgados de Familia que desde el comienzo del funcionamiento de los mismos han re-vinculado padres y madres con sus hijos e hijas, brindando sus propios espacios, hasta incluso los despachos de los Jueces para que se pueda efectivizar el cumplimiento del régimen de comunicación. Es por ello, que se da competencia a la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires para el establecimiento de los Puntos de Encuentro Familiar, como órgano de aplicación.

En el plano local, dos provincias argentinas, Chubut y Mendoza, ya han convertido en ley proyectos donde se establecen los Puntos de Encuentro Familiar con el objetivo primordial de garantizar el Interés superior del niño, niña y adolescente.

La acción de los Puntos de Encuentro Familiar se enmarca en el respeto a la Convención Internacional de los Derechos del Niño, a la que nuestra legislación nacional ha adherido y a la legislación de la Provincia de Buenos Aires.

También se ha tomado como punto de referencia documental a la “Carta Europea sobre los Puntos de Encuentro Familiar para el mantenimiento de las relaciones entre padres e hijos” y al “Documento Marco de Mínimos para asegurar la calidad de Los Puntos de Encuentro Familiar”[1].

Los Puntos de Encuentro Familiar serán espacios, en el marco de las disposiciones legales y los principios deontológicos, que le permitirán a cada niño, niña y adolescente, como sujeto de derecho, construir y mantener una relación personal con cada uno de sus progenitores y, a la vez, a cada progenitor tener un contacto con su hijo o hija, y ejercer sus responsabilidades y afecto con cada uno de ellos.

Entendemos que con esta propuesta podemos concretar de manera efectiva el real cumplimiento de los regímenes de comunicación que se encuentren enmarcados por relaciones conflictivas entre los padres. No debemos olvidar que el régimen de comunicación tiene como beneficiario al niño, niña o adolescente, como derivación axiológica del principio general que establece interés superior del niño en las relaciones parentales.

Por todo lo expuesto, es que solicito a los señores Senadores y Senadoras, me apoyen con su voto afirmativo en el presente proyecto.